¿Cómo va su salud financiera? ¡Haga un check-up!

Según encuestas del Banco Interamericano del Desarrollo, el 58% de los latinoamericanos admiten que nunca, o sólo a veces, dedican tiempo al control de su salud financiera.

Además, el 17% de los consumidores informó de que, siempre o con frecuencia, necesitan usar tarjeta de crédito, o préstamos para pagar las cuentas del mes. Siendo que, entre los más jóvenes, este porcentaje aumenta al 24%.

Se percibe, por lo tanto, que, para más de la mitad de los latinos, la organización financiera no es un hábito común y, para muchos, esto genera desagradables complicaciones.

¿Y tú, tienes cuidado de tu salud financiera? ¿Cuál fue la última vez que hiciste un examen detallado de tu presupuesto? ¿No es el momento de hacer un check-up a tus cuentas? Para ayudar, preparamos una guía para que tengas más control de tus finanzas:

1 – ¿Cuál es tu situación financiera actual?

El primer paso del control presupuestario es el autoconocimiento. Al final, conociendo tus hábitos y preferencias, puedes decidir, por ejemplo:

– Si es más práctico para tí tener una aplicación de control financiero para registrar todo lo que gana, paga y gasta además de hacer previsiones y otros controles en línea;

– Si prefiere revisar sus extractos con bastante frecuencia (una vez o dos veces al mes, por ejemplo) y tener todo anotado en una planilla financiera;

– o, incluso, si tienes una forma alternativa de controlar su presupuesto.

Lo importante es que evalúes cuáles son tus fuentes de ingresos y entender, realmente, cómo y en qué has gastado tu dinero para poder analizar, finalmente, cuál es tu situación financiera actual.

Observe, entonces:

– En qué gastas más dinero: ¿en gastos esenciales, en gastos ligados a su estilo de vida o en gastos superfluos?

– ¿Qué es prioridad financiera para tí y qué consideras superfluo?

– ¿Cuáles son tus objetivos financieros actuales (por ejemplo, pagar deudas, empezar a ahorrar, invertir)?

– ¿Tus mayores gastos son compatibles con tus prioridades financieras y con tus objetivos?

2 – ¿Qué necesita cambiar?

Un check-up sirve para verificar la situación actual y también para analizar lo que necesita cambiar. Con tu salud financiera no es diferente. Encara tus cuentas de frente y evalúa:

– ¿Has gastado más de lo que ganas?

– ¿Haz hecho compras por impulso?

– ¿Utilizas el rotativo de la tarjeta con frecuencia?

– ¿Tienes deudas?

– ¿Crees que deberías ganar más?

– ¿Tienes dificultades para ahorrar o invertir?

Mantener un control más frecuente y atento de tu presupuesto puede ayudar a resolver todas estas cuestiones. Al final, cuando prestas más atención a tus gastos, es más fácil evitar los excesos y descontrol. Además, puedes empezar a ahorrar e invertir para hacer que tu dinero rinda más.

3 – ¿Tienes disciplina financiera?

Cuidar de tus finanzas, en algunos sentidos, es como cuidar de tu cuerpo. No sirve, por ejemplo, hacer una dieta para adelgazar; lo ideal es ir desarrollando una mejor educación alimentaria y crear el hábito de hacer actividades físicas, ¿verdad?

Con las finanzas es parecido: no sirve de nada ver su extracto bancario de vez en cuando. Es necesario desarrollar una mejor educación financiera y crear el hábito de controlar y planificar tu presupuesto con frecuencia.

Pero tienes una buena motivación para ello, pues así evitas problemas financieros y todavía puedes hacer que tu dinero se rinda más.

Para empezar, analice, por ejemplo:

¿Tienes una reserva de emergencia?

Si tuvieras un imprevisto o una urgencia financiera, ¿qué harías? Tener un monto ahorrado y reservado para momentos de emergencia puede ayudar en situaciones así. Es especialmente recomendado para profesionales autónomos, pero no deja de ser importante independiente de la persona. Después de todo, nadie está libre de imprevistos.

¿Ahorras?

Ahorrar dinero es fundamental para cualquier persona. Primero, como se mencionó, para proteger tus finanzas en caso de emergencia. Pero también para planear tu retiro, para realizar proyectos y sueños de mediano y largo plazo y para hacer que tu dinero rinda más.

¿Inviertes?

Invertir tu dinero es una forma de tener más ingresos. Por supuesto, para invertir, necesitas, antes, ahorrar algún dinero y luego aplicarlo por cierto tiempo en una inversión. Pero a medida que vayas desarrollando más disciplina financiera será más fácil ahorrar e invertir. Y los resultados compensan.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*