Pequeños truquitos domésticos para ahorrar en nuestro hogar

Gestos que aparentemente no parecen muy importantes pueden ahorrarnos más de lo que creemos dentro de nuestro hogar. En primer lugar, en nuestra cocina podemos ahorrar gastos de luz, electricidad y gas si cocinamos varios platos para varios días, usando a la vez varias placas de la cocina para hervir o freír los alimentos.

Como ahorrar energía en el hogar

Asimismo al llenar nuestra nevera es muy importante. Por un lado, comprar siempre productos de temporada y por otro llevar previamente escrita nuestra lista de la compra no salirse bajo ningún concepto de ella. Si nos ceñimos a los alimentos que hemos señalado como imprescindibles podemos ahorrarnos entre un 20% y un 30%.

¿Por qué esto es así? Todos sabemos que en los supermercados y otros comercios todos los responsables de marketing saben que colocando ciertos productos en lugares estratégicos, a la altura de los ojos por ejemplo, son capaces de llamar más la atención del consumidor potencial. Además, ¿quién no se ha fijado en esas golosas chucherías colocadas al entrar en la caja para despertar el apetito de más de uno o hacer que los niños se encaprichen con las golosinas?

Electrodomésticos al 100%

A la hora de utilizar nuestros electrodomésticos como la lavadora y el lavavajillas, es fundamental que estos estén al completo. Con este gesto, podemos ahorrar hasta un 30% de nuestra factura. Además es importante lavar a baja temperatura tanto en el lavavajillas como en la lavadora para ahorrar la mitad de agua y de energía.

En cuanto a la elección de compra de cualquier electrodoméstico, lo mejor es invertir y comprar uno de tipo A, ya que aunque en un primer momento son los más caros pueden ahorrarnos un 55% en la factura que a lo largo de su vida útil puede llegar a seré un ahorro de 600 euros. En el lado contrario, se encontrarían los electrodomésticos tipo G que son los que más gastan.

También es importante cuidar la temperatura del termostato de la calefacción y el tiempo que tenemos encendido el aire acondicionado para evitar un derroche innecesario de energía.

En el salón, realizar un gesto tan simple como apagar el pilotito rojo de la televisión ahorra hasta un 20% de energía. También en el resto de las habitaciones cuidar detalles como apagar el monitor del ordenador ahorra bastante energía, puesto que es el dispositivo que más gasta de todo el sistema.

Como podemos comprobar, son gestos muy sencillos que pueden proporcionarnos grandes beneficios al bolsillo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*